foto_nutricion_estres estrés y ansiedad 
 

El estrés continuado se encuentra en el origen y en el transcurso de muchas enfermedades por lo que la práctica de una actividad que reduzca el estrés es cada vez más una necesidad en nuestra sociedad.

El estrés tiende a suprimir la función inmunitaria y el estrés prolongado, puede deteriorar la capacidad del cuerpo de luchar contra las infecciones y aumentar el riesgo y la gravedad de las enfermedades.

Los descubrimientos actuales sugieren que el estrés psicológico participa en la programación de la respuesta del sistema inmune de los bebés y que esta influencia comienza en el embarazo.

Una reciente investigación afirma que las células víctimas de estrés pueden emitir señales que inducen a la generación de tumores en las células sanas vecinas. 

Reducir el estrés ayuda a combatir los efectos de las enfermedades crónicas. La atención de los aspectos psicológicos es fundamental para conseguir un tratamiento global efectivo del paciente: el tratamiento del estrés cotidiano es un arma eficaz en el manejo de estos enfermos e incluso podría ser útil desde el diagnóstico de la enfermedad, para minimizar sus efectos negativos.