Bacterias
Viernes, 27 de Abril de 2012 17:18

Nuestro cuerpo contiene unas 10 veces más bacterias que células. Ésto nos da una idea de la importancia que tienen en nuestra salud. Esta proporción es aún mayor en el intestino. Al nacer, nuestro intestino es estéril y en los primeros días de vida se va poblando con bacterias de procedencia materna, de forma que la salud intestinal de la madre e incluso, el hecho de que el parto sea vaginal o por cesárea, van a condicionar la composición de la flora del bebé.

Si el bebé no adquiere una flora apropiada entonces tendrá un sistema inmune comprometido que no podrá reaccionar de forma normal contra las agresiones del medio ambiente y tendrá infecciones que serán tratadas con antibióticos, que a su vez dañarán todavía más su flora intestinal. Tampoco podrá absorber adecuadamente los nutrientes procedentes de los alimentos ni sintetizar otros que deben ser producidos por una flora intestinal sana.

La composición de esta flora bacteriana es tan variada y particular como nuestras huellas digitales, pero debe mantenerse en un delicado equilibrio para que las diferentes familias cumplan su papel y no descompensen el sistema.

Cuando ésto ocurre, debido a una alimentación inadecuada, a la toma de antibióticos u otros medicamentos o al estrés, las consecuencias pueden ser muy variadas: puede afectarse desde el sistema inmune hasta la conducta: recientes estudios relacionan la los microbios intestinales con el síndrome metabólico, la obesidad y la depresión.

En la actualidad se habla del "segundo cerebro" en referencia al intestino, el cual está conectado al cerebro mediante el nervio vago y cuyo origen es el mismo tipo de tejido embrionario. El sistema nervioso entérico reviste el sistema gastrointestinal con millones de neuronas que están conectadas a las del cerebro, pero no dependen de él. Esta estrecha relación hace que nuestra salud, tanto física como mental, dependa en gran medida de las elecciones que hacemos a diario con nuestra comida, bebida y demás sustancias que ingerimos consciente o inconscientemente. 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar