Parkinson
Martes, 16 de Abril de 2013 18:16

Hace unos días se celebró el Día del Parkinson, enfermedad degenerativa que sufre un número creciente de personas a nivel mundial.

Entre la gran cantidad de artículos y referencias en periódicos, revistas y programas de radio y televisión me ha llamado la atención que no se hace referencia a la prevención; según parece, no existe esta posibilidad, sólo se puede tratar con medicación o con cirugía.

Sin embargo, dado que se admite que en su etiología hay demostrados factores ambientales, entre los que destaca la exposición a pesticidas y disolventes, sería lógico pensar que las autoridades sanitarias recomendaran a la población en general y a los enfermos de Parkinson en particular, evitar en lo posible dicha exposición, controlando su uso a nivel doméstico, urbano y agrícola.

Otros factores que se han relacionado con la aparición del Parkinson son los traumatismos craneales, el estrés oxidativo, el estreñimiento, un consumo elevado de lácteos, los bajos niveles de vitamina D y B6 y el uso de varios medicamentos para tratar la ansiedad, el insomnio y la depresión. Por el contrario, como factor protector se ha encontrado el consumo habitual de flavonoides, sustancias presentes en el té y las frutas.

Como la mayoría de éstos factores están bajo nuestro control (salvo los accidentes fortuitos, pero sí la protección de la cabeza al hacer deporte, por ejemplo) se puede deducir que el evitar el uso de pesticidas en el jardín e insecticidas en el hogar, hacer una dieta con alimentos ecológicos, rica en fitoquímicos y antioxidantes, reducir el consumo de lácteos, evitar el estreñimiento, tomar el sol y tratar las alteraciones del sueño y del humor de forma natural, serían una receta sencilla, pero muy efectiva para reducir el riesgo de desarrollar Parkinson y otras patologías en alza.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar