10 Pautas para mejorar tus hábitos de alimentación
Viernes, 14 de Octubre de 2016 12:24

Después del verano, volvemos a nuestras rutinas y tratamos de compensar los excesos dietéticos y los estragos que notamos en nuestro cuerpo, retomamos las dietas y los hábitos saludables: gimnasio, andar, correr, comer en casa, beber menos alcohol, dormir más....todas sabemos lo que hay que hacer, pero ¿porqué nos cuesta tanto hacerlo?

En general, la teoría la tenemos interiorizada, pero la práctica se resiste y fracasamos; cómo podemos hacer para cuidarnos sin vivirlo como un castigo? por dónde empiezo a controlar el caos?

Cada persona es distinta y por ello tú sabes qué te va mejor: hacer todos los cambios a la vez de un día para otro o ir poco a poco, introduciendo nuevos hábitos y olvidando viejas rutinas. En cualquier caso, lo primero es valorar si te ves capaz de controlarte a tí misma o necesitas que un profesional te guíe, te acompañe y te motive. 

 

Después, debes hacer una toma de conciencia del problema que te preocupa: realmente como mucho?, o es que como mal?, o mucho y mal? o gano peso aún comiendo poco?, o como con ansidad?, o como poca variedad de alimentos?, o me sientan mal cada vez más cosas?, mis digestiones son pesadas?, soy adicta a algún alimento?, me siento cansada continuamente?, siento bajones de energía con frecuencia?, tengo cambios de humor sin motivo?...para tener una visión más realista de la situción puedes hacer un diario de alimentos, es decir, ir apuntando TODO lo que comes a lo largo de una semana para comprobar si la impresión que tienes está justificada o más bien pones excusas que no responden a la realidad. 

Seguidamente procede que te marques un objetivo a largo plazo, 6 meses o 1 año según la dificultad de lo deseado: volver a entrar en un pantalón que tengo guardado, recuperar un peso adecuado a mi estatura y complexión, sentirme ligera y con energía o mejorar mi salud....y otros objetivos a corto plazo, semanales o incluso diarios: probar un alimento nuevo, comer sentada, masticar más, hacer ejercicio, cocinar de otra manera, eliminar de mi dieta un producto que me hace daño....

Una vez tienes claro tu punto de partida y hacia dónde te diriges puedes ir dando pasos bien encaminados y que no implican necesariamente ni pasar hambre ni renunciar a todos tus caprichos: en algunos casos es más importante lo que hay que introducir que lo que hay que limitar y en otros se trata de sustituir alimentos procesados y refinados por otros con más nutrientes.

Aunque la variedad de situaciones es tan grande como la de personas, te voy a dar algunas pautas para que puedas empezar hoy mismo a mejorar tu alimentación sin hacer grandes inversiones ni sufrir en el proceso:

  1. Come sentada, sin Tv ni radio (con música suave, sí) y mastica bien cada bocado. 
  2. Bebe poco durante la comida para no diluir los jugos gástricos. Procura beber media hora antes de las comidas o una vez hecha la digestión 1,5 litros de agua preferiblemente filtrada o mineral.
  3. Usa aceite de oliva virgen extra (no refinado, ni 0.4%, ni 1%) incluso para freir.
  4. Utiliza un recipiente para cocer al vapor pescado y verduras, luego puedes añadirle un refrito de ajos, cebolla, cayena...
  5. Usa sal sin refinar, es decir, una sal que no ha sido procesada y que por tanto, contiene todos los minerales que nuestro cuerpo necesita y en la proporción adecuada.
  6. Utiliza vinagre de sidra o de manzana. El que llaman de Módena lleva mucho azúcar.
  7. Evita los productos Light: refrescos, yogures, chicles, caramelos...que en lugar de azúcar llevan edulcorantes que no sólo no ayudan a adelgazar sino que aumentan el riesgo de diabetes. 
  8. Lee las etiquetas de ingredientes y elige las opciones con menos colorantes, conservantes y sobre todo, sin glutamato monosódico (potenciador del sabor E-621).
  9. Sustituye los hidratos de carbono refinados: pan, pasta y arroz, por productos integrales con muchos más nutrientes. 
  10. Cena lo más temprano que puedas para que al acostarte la digestión haya terminado (2-3 horas antes).

 

Estos cambios no van a costarte apenas, ni dinero ni esfuerzo pero pueden hacer una gran diferencia en tu peso y en tu salud.

                                                                                     PRUÉBALO!!!

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar