Dietas
10 Pautas para mejorar tus hábitos de alimentación
Viernes, 14 de Octubre de 2016 12:24

Después del verano, volvemos a nuestras rutinas y tratamos de compensar los excesos dietéticos y los estragos que notamos en nuestro cuerpo, retomamos las dietas y los hábitos saludables: gimnasio, andar, correr, comer en casa, beber menos alcohol, dormir más....todas sabemos lo que hay que hacer, pero ¿porqué nos cuesta tanto hacerlo?

En general, la teoría la tenemos interiorizada, pero la práctica se resiste y fracasamos; cómo podemos hacer para cuidarnos sin vivirlo como un castigo? por dónde empiezo a controlar el caos?

Cada persona es distinta y por ello tú sabes qué te va mejor: hacer todos los cambios a la vez de un día para otro o ir poco a poco, introduciendo nuevos hábitos y olvidando viejas rutinas. En cualquier caso, lo primero es valorar si te ves capaz de controlarte a tí misma o necesitas que un profesional te guíe, te acompañe y te motive. 

 
Dietas y estilo de vida.
Miércoles, 08 de Junio de 2011 12:19

Continuando con el tema de las dietas, me gustaría insistir en que muchas de ellas (muy populares), aunque consigan resultados, no son sanas. Sé que a una chica que quiere adelgazar a toda costa, ésto no le preocupa, no hay más que ver las barbaridades que pueden llegar a hacer para quitarse unos kilos, pero si somos un poco prudentes, no podemos dejar nuestra salud en el camino. No es incompatible adelgazar y mejorar nuestra salud, al contrario, si lo hacemos correctamente, obtendremos beneficios a todos los niveles: al elegir alimentos más adecuados a nuestro metabolismo daremos menos trabajo a nuestros órganos de detoxificación y a nuestro sistema cardiovascular, nuestras hormonas estarán más equilibradas, la absorción de nutrientes será mejor y ésto se traducirá en un mayor nivel de energía y bienestar.

 
Operación Bikini
Viernes, 20 de Mayo de 2011 19:52

Se acerca el verano y empiezan a llenarse los gimnasios, todas las revistas publican artículos sobre puesta a punto y una parte importante de la gente empieza a hacer dieta. De éstas personas (la mayoría mujeres) una gran parte simplemente reduce la cantidad de comida o elimina por su cuenta aquello que cree que le engorda, otras se ayudan de suplementos dudosos y otras siguen dietas más o menos famosas. Pero el resultado es parecido: al principio se pierde peso (sobre todo agua y luego músculo) y a la larga se gana más de lo que se perdió. Es el conocido como "efecto Yo-yo" que aparece cuando se hace una dieta restrictiva imposible de mantener a largo plazo porque no satisface las necesidades nutricionales ni las emocionales de la persona. Cuando al cuerpo se le priva de nutrientes esenciales entra en un estado de estrés que le altera fisiológica, hormonal y psíquicamente, se modifica el delicado equilibrio de los neurotransmisores y se abre la puerta a los transtornos alimentarios.